A cinco centímetros del borde

 

   

 

 

Casi llega un momento en que me despegaré de los límites, saldré volando por un agujero, olvidaré los rostros, los malabarismos para quedar bien con todo, dejaré la ropa guardada, no miraré en las cuentas de banco, no leeré las cartas de papel que lleguen a mi casa, no lavaré los platos, ni esperaré a que pasen los camiones de basura. No bajaré por las mismas escaleras, ni usaré el baño de siempre. No me importará comprar flores o si el piso se ensució. Abriré los puños, creeré que soy libre, respiraré otros aires, seré una desconocida en todos lados, aprenderé a caminar en esas rutas, leeré carteles, escucharé otras voces, moveré la cabeza con asombro, sólo para atarme a otros servicios y tiempos y movimientos. Luego de unos días, con cierta extrañeza y afán llegaré de nuevo a las rutinas.

 

   
       
       
       
       
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s