Captura de pantalla 2013-04-02 a la(s) 22.00.25

 

Queríamos seguir caminando pero no podíamos.

Se nos había atrofiado la posibilidad.

Tal vez fue el exceso en que incurrimos con anterioridad en el uso de los pies.

Nadie nos dijo que por efectos karmáticos nuestros pasos sobre la tierra están contados.

Después perdimos la letra a. No entendíamos nada de lo que nos sucedía.

Sí: cada quién de acuerdo con sus actos pasados tiene una cantidad limitada de letras por usar, y como nuestro nombre contenía la a, se nos terminó.

Así se fueron extinguiendo los movimientos masticatorios, las sonrisas y muchas otras cosas.

Nos tardamos en entenderlo todo: habíamos osado alargar nuestras vidas con las técnicas contemporáneas de evitar infecciones, cuidar gastritis y todos esos rollos.

Vivíamos horas de más, pero bastante carcomidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s