Captura de pantalla 2013-03-07 a la(s) 22.20.25

El problema no fué desarmar el asunto, sino intentar volverlo a armar: no cabía, se desbordaba, quedaba descuadrado. Se me ocurrió tirar tres de las piezas a la basura, y se acabó el lío: armé un nuevo juego, fino, cadencioso, ingeniosamente divertido.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s