Metí la cabeza en la zona gelatinosa, sin miedo a embadurnarme, pudo más la curiosidad de saber qué hay del otro lado. fíjate que hay un mundo parecido al nuestro (nuestro? de veras es nuestro?) con cosas y personas y espacios que se van llenando de objetos, muebles y pensamientos hasta casi reventar. eso sí, las personas (porque también ahí está repleto de seres humanos) se comunican directamente de la cabeza y la boca la usan para comer. las ideas se ven de colores vaporosos y unas son más gruesas, otras más brillantes, algunas porosas como las nubes. las emociones envuelven los ambientes con sus emanaciones olorosas y coloridas y casi siempre ideas y emociones se trenzan haciendo bellísimos diseños, unos más extensos que otros. las tiendas son interesantes por que puedes ver lo que a la gente le gusta o disgusta y cuánto impulso tiene para gastar en unas cosas sí y en otras no. los cuerpos son opacos pero a la vez translúcidos y se observa como pasan los líquidos, los sólidos y como se van distribuyendo por los órganos o se enfilan a ser despositados en algún baño. la gente no se esconde para los actos sexuales que pertenecen a lo más bello del paisaje. van dos, tres o más personas por alguna vereda, por ejemplo y se atraen, revolotean sus vapores juntos en colores orgásmicos y finalmente se acarician, bailotean y entrometen partes de sus cuerpos en otras partes de los otros. luego se despiden envolventes y con ojos melancólicos, aguachirles. a menudo se ven humanos hombres y mujeres cargando fetos dentro en diferentes estadíos de desarrollo, casi siempre chupándose el pulgar. no sé porqué no me ha tocado aún ver a alguno dando a luz. lo que si veo son niños, niñas, bebés cuasi autónomos por todos lados haciendo las cosas juguetonamente y ayudados por cualquier adulto o jovencito que se encuentre en la zona. pareciera que los niños son hijos de todos y de nadie. hay espacios de trabajo que se van llenando según la gente va entrando, los que ya no encuentran lugar en un espacio se van a otro, pero todo el que quiere encuentra finalmente algo que construír cada día. la moneda es pesada y nunca es de papel, siempre es a manera de fichas de plástico de colores. las estancias para descansar también se van llenando conforme pasan las horas, unos duermen de día, otros de tarde y unos más de noche. cuando se retiran tienden las camas y las meten en unos espacios en la pared para dejar los lugares sin tiraderos. no hay teléfonos celulares, me da la impresión que los cerebros mismos son capaces de cumplir ese tipo de funciones. la información está en unos centros llenos de cajones apilados que pueden ser consumidos: toman el pedazo de información y lo comen cuando necesitan. no entiendo donde se almacena todo eso porque no se ve por ningún lado a personas que caminen con aspecto sobrecargado. de lo que más me llamó la atención fueron los lugares de diseño de las ropas y los cabellos de los habitantes: llegan los individuos, eligen telas suaves y como virtuales diría yo por explicarlo de alguna forma conocida y se embadurnan las telas formando diseños como cubiertas de pasteles llenas de colores, formas, otros son muy serios y eligen solamente una textura. cada vez que van a los centros de lavado, se limpian con agua y jabón para quedar desnudos y frescos e ir a elegir sus nuevos atuendos. todas las pieles son firmes, aunque creo que con los años van perdiendo brillo. me parece que estuve a lo mucho unos tres minutos en ese mundo, pero por lo visto me di cuenta de varias cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s