Una pregunta un poco fuerte, es qué sí se puede publicar de la vida privada de uno y que es impubicable en un blog. Publicable, creo, es todo lo que no atañe a terceras personas y puede hacerlos caer en descrédito. Tal vez tampoco es publicable lo que nos hace caer en la deshonra a nosotros mismos aunque eso es menos grave que exponer a otros. A veces es diícil escribir sin describir los sentimientos hacia las personas, hablando solamente de los que tienen que ver con las "cosas". Pero de ser así creo que sí puedo decir que ayer regresé de un vuelo desde Boston (con escala de 32 minutos en Houston), que casi pierdo el segundo vuelo porque no sé a quién se le ocurre que se puede cambiar de avión en un aeropuerto de esas dimensiones en ese tiempo, que no tuve tiempo de orinar, de comprar algo de comer, pero sí de disfrutar una independencia y un libre albedrío descomunal al no tener que acordar con nadie los ritmos. El segundo vuelo fue en un avioncito enano en el que me tocó el asiento A1, yo solita al inicio del avión, sin tener que olerle los pedos a alguien y pudiendo mover los brazos sin picarle las costillas a otro. Puedo también comentar que como siempre sentí el olor a jerga podrida al aterrizar en el Distrito Federal y ver qué fea y avejentada se mira la ciudad, cuánto tráfico tiene y qué desgradables son los acomodos de nuestro aeropuerto. Me gustó traer en la maleta un sweatercito…, dos sweatercitos nuevos y usar una blusa solferino recién comprada en Boston. Gusté de llegar a mi casa, amplia, espaciosa y con pocas cosas. Me di cuenta de que otra vez tendré que lavar trastes, cocinar, ir al súper, pagar cuentas, lo que ya se sabe que es inevitable. Con cierta paz contemplé mi calendario, mi lista de actividades. Traté de reconectar. Eso es bueno y es malo. Es lindo regresar a lo que nos gusta y nos ha costado enormidades construír, es triste regresar a lo que ya no quisiéramos tener en nuestras vidas. Dormí en mi cama, pero no dormí mejor, porque me regresaron los pesares cotidianos, esos, que aunque uno se resista a creer, se quedan de vacaciones en las casas cuando uno se va de viaje.

 
     

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s