Está un tapete en tonos verdes y chodrón debajo de la mesa de centro. Ésta es de cristal. Tiene encima un libro gordo y arriba aún del libro, unos lentes para ver de cerca. Yo estoy sentada en el sillón, tensa, mirando la mesa. Siento las piernas crispadas, el cuello adolorido, puedo notar mis latidos. L a mesa no siente nada (creo), está fría, rígida, inamovible. No le importa cargar el libro y los lentes, no se siente especialmente cómoda de tener las patas posadas sobre la mullida tela. Mis ojos cansados se entretienen sobre la imagen de la pared color durazno. Todo lo que ha sido no está presente ahora, no hay nadie junto a mí, no estoy dando clases, ni mirando a los ojos a un paciente, ni cocinando un pescado al ajillo. Soy un ente sin cubierta mirando una mesa de cristal y una alfombra pequeña verde y chodrón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s