El chiste es saber dejar de respirar aire, adquirir branquias, no necesitar cerrar los ojos bajo el agua, saber comer pecesitos, no tener frío con las corrientes gélidas, ni calor con el sol que sabe atravesar el agua salada. Entonces se puede mirar el mundo cortado por los movimientos acuosos, que alisan y curvan plantas, avientan un poco pulpos, limpian y dan brillo a corales. Se logra enamorarse de un gran pez ampuloso y lleno de escamas de colores diversos, con ojos grandes como canicas y boca redonda y sensual. Había oído que se opina que los peces son tontos, pero no lo son, lo que pasa es que creemos que cuando abren y cierran la boca rítmicamente escupen células del cerebro, pero mas bien cantan melodías sutiles y armónicas y saben vivir en paz, aunque se tienen que cuidar en exceso, eso sí, de peces mayores mordelones. Bajo el agua todo se oye atenuado, un poco sordo, y quedan lejos las menstruaciones, los dolores de cabeza, las cuentas de banco, los zapatos de tacón, los cinturones apretados, las frustraciones laborales y los reclamos de los hermanos.
   
           
           
           
Anuncios

Un comentario en “Hay que saber hacerlo *****

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s