En cada nuevo encuentro te enfrentas a lo infinito: la primera mirada es el anillo mas externo del caracol, el forro, la cubierta, los colores. Si escuchas, o tocas, o lames, o recorres al otro, te adentras. Los anillos se vuelven cada vez mas pequeños mientras te internas hasta su infinito. Lentamente vas entendiendo sus accidentes, sus simetrías y asimetrías. El olor en los interiores del caracol es intenso, el rosa varía, y lo mas envolvente es ese sonido del mar eterno . Rara vez o nunca llegas al fondo, circulas y circulas por lugares cada vez mas pequeños, mas lejanos del afuera. Olvidas el anillo anterior, hasta que te pierdes en alguna de sus ranuras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s