Algunos pensamientos nos hacen sentir cosas y eso nos hace tener correlatos corporales diversos como serían salivar, sudar, tener flemas, hinchazones, opresiones en la garganta.


Las opresiones en la garganta, por ejemplo, nos generan ideas que se traducen en fluidos de neurotrasmisores que nos producen emociones y experimentamos miedo, ansiedad, deseo, desesperación, furia.


La furia por poner un caso nos genera piel enrojecida, ojos saltones y manos crispadas. Las manos crispadas pueden hacer que se nos entierren las uñas en la carne y eso nos ponga a gritar un poco de dolor físico que se encadena a recuerdos de dolores corporales y emocionales añejos.


Algunos estímulos como la oscuridad de la noche nos ensanchan los temores y nos los vuelven gigantes, cosa que me pone a pensar que también las estrellas tienen su peso en cómo nos sentimos. O el calor nos recuerda que tenemos axilas, que nos suda la carne y a su vez la carne sudada puede emular en nosotros un momento de pasión sexual y entonces los genitales se nos llenan de sangre.


Cuando lees esto piensas en tus fluidos corporales, tus noches agitadas, tu último orgasmo y tu dedo adolorido lo que me dice que también yo tengo influencia en lo que le pasa a los cuerpos de otros que ni siquiera me están mirando en este momento.

Anuncios

Un comentario en “Produciendo babas *****

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s