A veces miro lo mojado lejos e incalcanzable

otras veces me atrevo a empaparme de pies a cabeza

 

pero cuando siento que la tormenta se me viene encima me meto en la mansión de los escurridizos casi siempre

de pronto de todos modos pedacitos de mí se alivian con gotas de lluvia que suavizan y humectan proyectos y deseos

o me pongo lista para que me lluevan palitos de colores

y si me monto en algún vehículo que me atraviese por las lluvias y torrentes?

en todo caso es prudente tener un accesorio que ayude a protegerse un poco para solo mojar los pies y las manos

cuando veo la forma en que llegan las gotas al charco y rebotan, salpican y hacen rodetes, entiendo la entramada vibrátil de mi cuerpo

ahora mismo veo como llega la tormenta y me animo (o no me animo) a remojarme en ella y jugar a la expresión de cosas

 

 

 

 

 

 

   
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s