cuando entro a ese mundo no tengo boca, sólo percepción sin nombre. están ausentes los deseos y las necesidades. el cuerpo no se siente, no hay hambre o sueño. tampoco hay asuntos preparados de antemano. no busco nada con miradas, no escucho algo que me guste o no me guste. no pregunto qué significan las cosas, éstas sólo se dan sin más. esas molestias llamadas comúnmente preocuparse o desear, anticipar o temer no se me presentan, no recuerdo su existencia. nunca me he tropezado ni he llorado, tampoco he malentendido cosas o me he ofendido. no sé que existe lo azucarado o lo amargo, no hay popotes para succionar líquidos, creo si mal no recuerdo que uno no tiene dientes en ese lugar.  
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s