y es que dime tú si esto es vida. te cambiaste a un departamento en el tercer piso, viajaste en una caja comodísimo. en cambio yo, para volver a verte, tuve que subir por las escaleras esas, lisas, y aunque mis ocho patas son un poco rugosas, deberías de haber visto el esfuerzo maldito, cada peldaño casi superado, y plop, de nuevo para abajo. por fin llego, y me encuentro que llevo dos semanas muerta de hambre mientras tú te has dedicado a darte festines debajo de la estufa con toda clase de viandas. hasta queso duro has tenido. lo peor de todo ha sido darme cuenta de qué poco te ha durado la fidelidad. buscaré otros lomos más refinados y brillantes que los tuyos, y compartiré tubos de desague más sensuales que los que he habitado contigo, cucaracho infecto. estoy indignada.
 
   
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s