Encontramos
este apunte en su cajón y nos dimos a la tarea de escribirlo
en molde para tenerlo con nosotros:

Siendo
difícil hablar con la verdad, me veré pronto en
la necesidad de escapar sin aviso. Cómo decir tras tantas
sonrisas que no estuve contento? Que no estuve de acuerdo en el manejo
de tiempos y asuntos ni en el diseño de la
carpintería de la casa?

No
fue precisamente un engaño, no, yo mismo creí que
vivía en paz. Compraba viandas que estando solo nunca
probaría, vestía la ropa sin planchar como si
fuera mi manera. Contaba las mismas historias una y otra vez porque
sabía bien que eran del agrado de la familia y usaba los
tiempos libres en paseos a centros comerciales donde me
sentía incomódo y desdichado por no poder
adquirir  casi nada.

En
el baño leía los pasquines que había y
usaba a menudo el sillón de la estancia demasiado ancho del
asiento y por lo mismo incómodo hasta producir lumbagos y
comezones.

Si
por mí fuera habría lavado mis dientes con otra pasta de
dientes y haría el amor en la casita de muñecas
de las niñas colgada en el único y frondoso roble.

No
creo que hubiera organizado tantas parrilladas en domingo, seguramente
hubiera mas bien vagado por parques comiendo nieves y algodones.
 Seguro que habría instalado una contestadora para
no tener que saludar gente pesada y habría cervezas en
botellas y no en latas de aluminio en el refrigerador.

No
cabe duda que no compraría limones pues los odio y menos
latas de puré de manzana que parece comida de
bebé sin dientes.

Y
tanto más, no respiraría ese terrible aroma artificial a
fruta que ella esparce en los ambientes y jamás
miraría sus dientes tan desagradables.

No
escucharía los pormenores de las historias de las amigas de
Teresa  ni tomaría partido cuidadosamente y
según el caso. Habría tirado hace años
a la basura tantos libros y discos malos, habría despedido a
María con su estilo pesado de limpiar la casa esparciendo sus ideas
por los aires siendo que a mi me tiene sin el menor cuidado el avance
de su reumatismo.

Pero
así ha sido, nunca dejé en claro lo mal que todo
eso me ha sentado.


Estas letras hallamos cuando sacábamos sus pertenencias al
encontrarlo muerto sin el menor aviso ni señal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s