Hay muchas cosas que
se parecen:


Ponerse unas calcetas con el tubo flojo y entonces caminar todo el
día tensando la pierna, el muslo y el pie con la idea de que
así no se va a caer lacio y feo el pedazo de tela insaciable
y sin adherencia.


Ajustar demasiado bajo o alto el volúmen de la
música y entonces sentir que no solo no disfrutas, sino
tiemblas de desesperación.


Abrir un libro técnico cuando estás tan tristona
que sabes que no va a ser posible que te concentres y entiendas ni
siquiera si subrayas los textos fundamentales.

Servirte un Nescafé cuando lo que quieres es un
café de grano recién molido que se meta en las
fibras internas de la vena y la arteria y las apriete de tal forma que
el corazón destartalado parezca tener funciones de alma
enjundiosa y verde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s