Ella pensó que si podía sumar, restar, ordenar y guardar sus cuentas y movimientos de tal manera que tuviera control sobre ellos, se sentiría mucho más tranquila.
Una vez que lo hizo, se percató con horror de que el verdadero caos estaba en su entraña y ahí no había manera de acomodar las cosas….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s