Otra vez tengo miedo a la muerte y la siento como papaloteando a mi alrededor.

Creo que si cierro los ojos y me abandono, el cuerpo no me ayudará a regresar a la vigilia.

Entonces es que sudo, el corazón me late demasiado aprisa y los músculos se me agarrotan.

No sé cómo engañar a mi cerebro para que piense diferente.

Como si todos los sentidos hubieran terminado.

Los motivos, la risa, las vanidades y los insultos se han ido.

Como las velas consumidas y con el pabilo tan dentro que ya no prenden.

Nadie a quién echarle la culpa, nadie a quien pedirle ayuda.

Anuncios

Un comentario en “Miedo ciego

  1. Querida Noemí, tus zapatos, tu pulsera, todo lo que te pertece son tan creativos como tú.
    Es un gusto enorme encontrarte todavía por aquí.
    Yo recién me reincorporo feliz porque ¡¡estoy escribiendo otra vez!!
    Si recibo tu visita estaré encantada, también te dejo un abrazo anticipado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s