Se
le quedó la incomodidad porque su madre le dijo cuando era
pequeña: ‘a tí todo se te nota’.
*
Seguramente
por eso se le desarrolló ese molesto asunto de ponerse roja
a la menor provocación. Es como si su cuerpo le hiciera coro
a las afirmaciones maternas que siempre son las peores maldiciones y
profesías autocumplidoras.
Fue
muy sorpredente que cuando decidió hacer la trampa en
secreto, no recordó nada de esos temores. La gente la
conocía como tímida y evidente, así
que fué fácil, tomó ventaja de su
debilidad y se volvió un encantador demonio timador.
Se
ponía colorada como tomate cuando estaba en peligro de ser
descubierta, pero todos pensaban que su tinte era solamente porque
así era ella desde siempre y para siempre, amén.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s