Siempre recomiendo eso: tener unas pinzas a la mano.

Y es que cuando se presente la oportunidad hay que tener herramienta adecuada.

Un instrumento colorido, ligero pero con cierta fuerza prensora, sobre todo prensora.

Que si te guste lo atrapes, lo tengas, sea tuyo.

Nada de que cuando te des cuenta ya se te escapó.

La pinza se coloca cerca de los sentimientos para que la alimenten.

Intenta pescar el objeto de tu deseo con pinzas de mirada, gesto, sonrisa y feromonas.

Sólo los tontuelos o deprimidos no cuentan con el material necesario para envolver sus deseos en piel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s