Trabajaba en el instituto. El era el más nuevo en estar ahí por un tiempo determinado y todos sabemos que eso tiene sus bemoles. Entender de qué iban las cosas, cuáles eran las reglas del juego. Qué sí se valía que le gustara y que se suponía que era incorrecto. ¿A quién le podría contar acerca de lo guapas que estaban algunas alumnas? ¿de sus ganas de tirárselas? ¿de ese sentido del poder que le daba su categoría de profesor?
Sus compañeras (curiosamente no tenía amigos varones de su categoría laboral ahí porque no había) eran maduras, demasiado maduras para él y nunca entendía bien si le hablaban desde lo profesional o como amigas, lo que era seguro es que él no quería estar demasiado cerca de ellas.
Usaba ropa bastante formal y cargaba siempre con un portafolio con papeles, libros, marcadores para la pizarra, algún dulce para esas hambres intempestivas en el medio de las labores. Se peinaba con una goma que le mantenía el cabello en su sitio, se rasuraba todos los días. Nadie reconocía en él al estudiante desarrapado y desobligado que había sido hacía tan pocos años.
Se confundía porque no sabía qué tan en serio se debía tomar su papel de educador, qué tanto debía exigir o permitir. No entendía aún si era aceptable bromear con los alumnos o tenía que ser austero y distante, si era permitido tomar café con ellos en la zona de mesas o ir con ellos cuando lo invitaban a las fiestas. Pero tampoco quería ir a las comidas de profesores y mucho menos a los festejos de cumpleaños de sus compañeras.
Un día, definió su situación de la siguiente manera: "no estoy entre los maduros, tampoco entre los inmaduros, no sé quién soy ni con quién me identifico, soy un monstruo amorfo que navega con bandera de ‘como si fuera profesor‘. Le surgió entonces la pregunta de si eso iba a ajustarse algún día.
Han pasado casi 25 años de esos días y sigue siendo un ‘como si‘ en la mayor parte de los papeles asignados a su vid
a.
 
 
         
Anuncios

4 comentarios en “lA perVersión del “cOmo si ” ** ****

  1. original el hombre…las nuevas etapas siempre son dificlies especialmente para aquellos que nunca salen de ellas. Los maestros novatos, los treintones que actan de 18 y los maduros que tienen que llamar a su madre todos los dias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s