hay a menudo una mímica entre el movimiento fuera del cuerpo y un cierto exudado de la mente en revuelo. cuando desanudé la bufanda, se aclaraba un pensamiento de manera milagrosa dentro. un conflicto que me atoraba y me hacía parecer un auto cuyas llantas dan vueltas sin poder avanzar en el lodo. así que, junto con las vicisitudes desenredantes del largo amasijo de hilos lanudos, pude decidir desanudar a la vez cuello y vida.    
 
entonces, empecé a subir hacia mi cabeza el sweater negro que mientras tapaba mis ojos, me ayudó a ver hacia adentro el posible campo de frescura del aire libre que podría sentir si me zafaba un poco, no sólo de la lana de la prenda, sino del deseo no cumplido que me había consumido por meses enteros.
   
 
el sonido de la cremallera de las botas, a continuación, la desaprensión del muslo, la salida de los zapatos largos, el aire y la fiesta de los deditos de los pies, se sumaron a lo que sucedía dentro: un globo se rompía y la espera inútil de cosas que nunca van a suceder y que me tenían metida en un campo de batalla desgastante e inútil, se fueron con el calcetín aventado al lado de la cama.
   
         
Anuncios

Un comentario en “sweater, bufanda y botas altas ** ***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s