Mientras tostaba el pan miraba vagamente la pared, sin darse muy bien cuenta siquiera de que lo estaba haciendo.

No sentía los pies sobre el piso ni recordaba qué ropa traía puesta. Vagaba en otro lado.

Recordaba una escena con fuerza y nitidez: ella y su amiga sentadas en el restaurante vegetariano. La cara exaltada de María cuando le contaba lo que había sucedido con una alumna mientras daba clase.

Podía ver su ceño fruncido al relatarlo, unas perlitas de sudor, sus ojos saltones y la voz ondulante: “la muchacha se paró encima de varios pupitres para salir de la fila. Yo le dije que no hiciera eso y me contestó que mi clase era tan mala que era urgente para ella salirse como pudiera”.

Yo sentí indignación y pena ante su impotencia. Ella trabaja en una escuela en la que ante los asuntos de ese tipo se privilegia y protege a los alumnos más que a los profesores.

La ví aprisionada en la necesidad de trabajar, en el azoro ante la ofensa, en la impotencia de defenderse adecuadamente.

Por supuesto es más sencillo estar en la propia cocina de una pensando en todo eso que frente al grupo de chiquillos desquitándose de su propia vida con mi amiga del alma.

 

Anuncios

4 comentarios en “rEcuerDo de unA esCena ****

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s