Subió la pequeña escalera para entrar al establecimiento a comprar su café para llevar. Iba vestida de oficina, claro, era martes.
   
Ese día uno ya se resigna a pasar la semana encerrada en juntas o enfrente de la computadora. Lo único que esperaba de ese momento era salir con un café alto bien caliente para que corriera por sus venas más adrenalina.  
Siempre que estaba haciendo fila repasaba en su mente la idea de "todos nos sentimos tan especiales… pero somos iguales". Así que el momento siguiente fue inolvidable: la señora gorda que estaba delante de ella se tiró un inesperado pedo, dobló las rodillas y cayó al suelo literalemente redondita. La cara ladeada y con ojos muy abiertos, el chorrito de sangre que escurría de la nariz, la bolsa aferrada a la mano caída.
   
Nunca es buen momento para morir, a pesar de todo.
 
   
Anuncios

2 comentarios en “cUalquier martEs te toCa a tí, yA lo vEráS ****

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s