cómo me sentiría de perdida, que hice eso que siempre dije a todos que era vergonzoso: tomé un camión turístico para pasear por la ciudad desconocida. compré un boleto que tiene 24 horas de vigencia y con 20 paradas posibles en las cuales uno se baja, vagabundea y puede reincorporarse para seguir hasta la siguiente estación donde le apetezca estacionarse. ¿el zoológico?; hace demasiado sol. ¿la fábrica de cerveza?, en exceso prosaica, ¿el museo de arte moderno?, ….. ¡bingo!. “deje la contribución que le parezca adecuada”, dice en la entrada. de inmediato, por supuesto, localizo el baño público del lugar, después miro los catálogos sentada con un café enfrente en una mesita muy mona. paseo por las diferentes salas haciéndome bolas de cual sigue a cual. tan interesante como las obras de arte, son las caras de fastidio descomunal de los empleados tiesos como cartoncillo situados en cada estancia, mirándolo a uno para que no toque las bellezas y reliquias del lugar. gente con ocho horas al día para pensar en sus asuntos, leer, sentir claustrofobia y rabia infinita por no poder salir a respirar la ciudad, por no tener la libertad del turista, del que vaga o tiene el día libre. piernas hinchadas de estar parado, quijada endurecida y sueños avejentados aunque se tengan pocos años. los museos ilustran a uno acerca de los trabajos que afortunadamente no se tienen. claro, es posible que me equivoque y sea el trabajo ideal para crear en la cabeza historias, ensoñar, leer novelas, recibir un pago por estar a salvo bajo un techo refrigerado y con bebederos a la mano.
   
     
     
     
       
       
                   
                   
Anuncios

4 comentarios en “de los trAbaJos enVidiables o No *****

  1. La gente que podría disfrutar de su trabajo en un museo (los soñadores con la cabeza llena de libros y pájaros, y ciertos artistas del arte) son empujados a otros trabajos, porque se les considera “sobrecualificados” para estar simplemente vigilando las obras. Entonces se les hace curadores de arte, críticos o comisarios, se les pone a escribir libros sobre arte, programas de radio, guías, a redactar lo que tienen que decir los audiocomentarios de los museos…

    … en fin, se les aleja de los cuadros, se les obliga a pensar en ellos pero desde lejos, desde un ordenador en un despacho lejos de la sala de exposición. Para ellos, una tortura. No vaya a ser que disfruten de su trabajo reventando la milenaria tradición de estar laboralmente jodido.

    Por cierto, ten mucho cuidado si buscas el cuarto de baño en un museo de arte contemporáneo, porque puedes manchar sin querer un Duchamp o acabar formando parte de una videoinstalación.

  2. Bueno, creo que es cuestión de actitud. Los guardias de seguridad en la universidad allá en NY tienen un trabajo similar: ver que la credencial que portan los alumnos sea legal y de ellos. Ahora ya ni eso, porque tienen lectores automáticos. Es por eso que la mayoría de ellos están sacando alguna licenciatura o posgrado, lo que hace que lean y hagan tareas en el trabajo. En fin, cada quien.

  3. Me has hecho recordar una anécdota de un museo en Zacatecas, que bien vale la pena para escribir un pequeño post, así que voy corriendo a escribirlo y te dejo un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s