tengo un maestro que nos exprime la mente todo lo que puede…

  • nos ordena ser como los dadaístas, entonces tenemos que escribir frases espontáneas en papelitos (sin pensar, nos especifica)

  • después hacemos los papeles alargados bola (una compañera hizo rectángulo y a él no le pareció nada bien el acto)

  • a continuación el gran Pereira mete las bolas en una mochila, revuelve y avienta encima de la mesa (se enoja porque algunas caen al piso, pero después recapitula, se pone de buen humor, se recompone) (lo miramos degollado en la primera imagen, por nuestra calidad como fotógrafos profesionales).

  • ordena los papelitos como el azar indicó que sean leídos y prepara el costillar del muerto como se mira en la foto mostrada donde el maestro se ve como tirado en el piso con una mesa encima de las piernas en lugar de estar de pie (de nuevo por nuestra calidad como fotógrafos profesionales).

  • se dispone a leer la obra de arte que nuestro inmenso cerebro colectivo generó (algunas frases son alabadas y otras destrozadas sin piedad con sus comentarios).

  • finalmente escribe con su letra manuscrita de corte un tanto europeo el resultado final en el pizarrón.

  • Dadaístas y maestro quedamos satisfechos y nos retiramos a tomar café a la explanada del teatro Helénico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s