antes de llegar,una noche antes al menos, preparamos la ropa adecudada. no la del domingo en la playa ni en el campo de futbol o la que usamos al mirar la tele de noche. el cabello también tendrá que aplacarse, que se note, es la cosa, que huele bien y no tiene grasa vieja y anquilosada, borrar los rastros de almohadas. sacar de uno la mirada número 45 que es de no sexo, no por Dios. que los zapatos no evidencien los lodos de la noche o el pasto de la libertad, de hecho la ropa interior recién sacada de la lavadora se ha deshecho de la evidencia de nuestros martirios, rencores o goces. (antes)

al llegar al recinto: (durante)

  • saludamos como si fuéramos muy felices de estar ahí de nuevo.
  • felicitamos a todos por adelantado el final del año
  • comentamos los avatares de la jornada
  • tratamos de sentarnos en el desayuno con alguien poderoso o al menos simpático
  • compramos nuestro grado de popularidad y poder con el de al lado
  • ponderamos si conviene ser sinceros con los que mastican a nuestros extremos de la silla
  • nos portamos como si fuéramos leales en extremo a la institución
  • por dentro nos cagamos encima de todo lo que oímos y vemos
  • nos comprometemos a seis meses de disciplina férrea
  • no regalar calificaciones
  • no seducir alumnos
  • no llegar tarde nunca
  • no olvidar llevar los recibos de pago bien llenados
  • no parecer alumnos, vendedores o policías sino maestros
  • no masticar chicle o traer colgada una cantimplora
  • no parecer tú mismo sin disfraz.

(después) ha terminado la cita, salimos a la calle, quitamos la cara postiza, respiramos un poco, nos damos cuenta de que salimos más o menos coherentes y llamándonos igual luego de la traumática experiencia.

Anuncios
Posted in 1

8 comentarios en “jUntA dE tRaBaJo ***

  1. Por situaciones como la que narras, todos decimos que nos gusta la Navidad, sin que sea cierto.
    ¿Y qué pensará el director y qué, el organizador de esas juntas? ¿Lo mismo o algo peor?

  2. buenos deseos con su etapa de camaleon profesional.
    yo he dejado ese disfraz perdido en alguna parte del camino.
    se me ha concedido la bendicion del despistado.
    puedo y sin remordimientos ignorar mascaras. ajenas y propias.
    ya soy muy vieja como para soportar, ademas del de mis huesos,el peso de una mascara más.
    lo que queda de mis antiguas mascaras está tan adherido a mi, que lo considero ya propio.
    Saludos en su nueva casa.

  3. loxeaeySi no seduces a una profesora o vice versa, tu cartón de graduación está incompleto. Que bueno leerte, es como si nos conocieras a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s