mariscos me salieron de la punta del pie, lo juro, cuando pisé fuerte al alejarme. camaroncitos vivos se desprendían de entre mis uñas. tuve que frotarme el talle porque sentía comezones solo para darme cuenta de que se me llenaba de sal la piel, sal aglutinada y picante que no dejaba de manar. eran las rodillas las que hacían ese sonido como de piezas entre chocando, raro pero con sonido metálico. cuando el aire ya no lo era sino gelatina a medio cuajar de colores rojizos me asusté un poco. con calma dejé que se introdujera el caldo pastoso y dulzón entre mis conductos nasales y bucales haciéndome cosquillitas. noté otro sonido: el del mar cuando está una muy dentro y las olas pasan ligeras en las orejas cubiertas y hundidas en aguas templadas. un pinchazo de gozo en lo que fueron mis genitales ascendió rapidísimo hasta mi cabeza, dejando rastros de luz porosa y nítida, apretada de placeres como si muchos aritos de colores pasaran por mi vista. gomosidades circundantes deformaban la visión de maneras hermosas y variadas, dejando atrás muy pronto las figuras lógicas o con sentidos cotidianos. yo era ya flotosa, airosa, marometa, paz, flexibilidad dulzona siempre, cubierta encima de otros mundos. por un momento antes de saber que había muerto entendí el concepto de universo.
Anuncios

6 comentarios en “mUerTa ****

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s