bien podría ser que un día el sujeto A sintiera un aguijón penetrándole los genitales justamente mientras habla con el sujeto B. B lo único que vería tal vez sería el agrandamiento momentáneo de las pupilas de A y el intento breve de los ojos del mismo por salirse de las cuencas. Entonces B podría imaginar la historia de que algo de lo que dijo le cayó muy mal a A. La comunicación se vería en ese caso muy perturbada por que A no se atrevería a contarle a B que sintió una especie de navaja penetrándole un testículo y B no podría decirle a A lo incómodo que se sintió de pronto al ver la cara de A un tanto desfigurada y sudorosa. Al final los dos se irían a sus casas bastante compungidos y desconcertados.
Anuncios

13 comentarios en “* dE mAloS EnTenDiDoS *

  1. Claro que se aplicamos una función polinómica que se construye por una o más variables de A+B usando solamente las operaciones de adición, sustracción, multiplicación y exponentes positivos el resultado no es que los dos se irían a sus casas bastante compungidos y desconcertado, sino Ax^2 – 4Bx + 7.

  2. ….seguro que había un “C” bajito estrujando los huevos de “A” por una deuda…. y “B” al ver la cara de mala hostia del bajito “C” se fue cubriendo sus partes por si acaso, aunque en ese momento no recordara, si tenía también deuda o no….

  3. Veo más posible otra situación. Es bien sabida la tendencia irracional del hombre a creer en las relaciones causa-efecto, cuando en realidad ambas se engendran mutuamente. De todas formas, creamos en la relación causa-efecto.

    El individuo A siente esa punzada, esa tan íntima, esa tan agresiva a su capacidad de hablar, justo en el instante en que el individuo B dice una palabra peculiar. Es bastante probable, pues las palabras que usa B cuando habla con A no se repiten mucho a lo largo de la conversación, la pretensión de B por impresionar a A le llevan a emplear la palabra, por ejemplo, “cónclave”. El aguijonazo entra con el apoyo de la esdrújula, y duele trabadamente con la fuerza sobre el paladar de la nada inocente “CL”, y penetra más intensamente con la afilada “V” al final.

    Por poco razonable que sea, el individuo A sin duda sentirá que es la palabra dicha por B la que ha causado su desgracia. Su cabeza está diseñada para ligar causas y efectos, para protegerse de las agresiones que causan dolor, especialmente si es genital, pues está diseñado para perpetuarse. Entonces, el individuo A no sólo se sentirá incapaz de explicar a B la causa de su gesto de dolor contenido, sino que también tendrá que contener su rabia, su ansia de venganza, su reflejo de defensa, y en el futuro, tendrá que disimular su nerviosismo ante la palabra cónclave y otras de su campo semántico o de la misma prosodia.

    Ahora voy a ir más allá. Supongamos que A tiene razón. Después de todo, es bien sabida la existencia de palabras aguja, palabras cuchilla, palabras puñal… El señor B está a salvo, tan sólo porque lo que ha hecho es imposible. Es un truco muy viejo.

  4. la falta de comunicacion es el origen del problema. bastaria decir con que le duele una parte del cuerpo, la que sea pero la mayoria no somos asi. suponemos que los demas saben lo que nos pasa, creemos que los detalles no importan u en el mas pretencioso de los casos, que todos somos iguales y no semejantes a nosotros por ello lo que no percibimos, tampoco lo haran los otros.
    ademas no creo que alguien sea tan estupido como para no conocer su propio cuerpo y pretender echarle la culpa a una insignificante palabra, aunque es cierto que muchas veses se uso a dios para tapar nuestra ignorancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s