en el mismo instante los dos aún teníamos vida, que coincidencia. ninguno aparentemente había muerto aún, lo digo porque conversábamos con cara de tranquilidad. la misma mesa nos escondía los pies y las piernas de la vista, aunque si hubiese querido seguramente habría podido tocar la punta de tu zapato con la punta del mío. a ninguno de los dos se nos había podrido la garganta, mascábamos trozos de alimento y los deglutíamos. en algún punto nuestro riñón había cumplido la labor y nos levantábamos al baño a orinar y regresábamos como cualquier cosa, sin novedad aparente. nos fluían palabras, no había problemas de memoria y además entendíamos el significado. íbamos como en turnos al hablar y casi no nos atropellábamos uno a otro. las comisuras de los labios eran funcionales y reíamos mientras respirábamos, escuchábamos, tomábamos el tenedor, conteníamos el esfínter anal y nos brillaban los ojos.

**

al caminar no nos tropezamos con piedras, ni caímos en ondanadas del piso, resistimos el smog, pudimos leer anuncios de Coca Cola o relojes. el leve viento despeinó nuestros cabellos razonablemente limpios y bien cortados ¿recuerdas?. podíamos imaginar que comprábamos la ropa de los aparadores por donde pasamos, nuestra morfología era regular en esos tiempos. cuando te conté un chiste, entendiste la metáfora, y cuando me tocaste discretamente la nalga (aun turgente y bella) yo me alarmé un poco, porque sabía de las reglas de urbanidad y buenas costumbres.

**

mi lengua supo distinguir lo dulce de tu saliva y lo salado de tu sudor, mira qué tonta que no lo pude agradecer en ese momento. y es que nos servían las glándulas, la osamenta, los reflejos y el control de la temperatura corporal. incluso recuerdo que logramos acoplar nuestros cuerpos para que funcionaran como un molusco único y coordinado, baboso, excitado, capaz de ver un universo estrellado por momentos. qué tiempos aquéllos, sin confusión entre lo vivo y lo muerto, lo tuyo o lo mío, el pasado o el presente, lo real o lo irreal.

 

Anuncios

11 comentarios en “qUé tiEmpoS aQuélLoS, sí sEñor ** ***

  1. Bendita confusión que nos hace sentir seres vivos, que nos recuerda nuestra capacidad para decidir y, al mismo tiempo, que somos naturaleza y las cosas nos sobrepasan, privándonos de esa tan apreciada capacidad. Es raro darse cuenta de que las cosas nunca serán totalmente nuevas y únicas, sino que serán siempre una mezcla de pasado, presente y futuro, “lo vivo y lo muerto, lo tuyo o lo mío, … lo real o lo irreal”

  2. y ¿qué pasó?

    ¿una espada de luz abrió el tiempo en dos?

    ¿uno fue convertido en árbol por la maldición de una envidia?

    o el volcán se fue apagando hasta volverse azul y criar nieve en la cima?

    hermoso… hermoso…

  3. alguna vez leí, algo así que decía como “en el amor solo hay dos cosas que sirven, el principio, y el final, lo demás es solo el relleno”, pero, yo no estoy tan de acuerdo con eso. De todos modos, q hermoso es cuando la “magia” no se va aún, verdad?

    Saludos!

  4. Mira tú que cosa tan inteligente y sutil y yo leyendo como un lelo por absurdos parajes blogianos.
    Lástima que estoy fuera de mí (de mi sitio habitual quiero decir) ¿Cómo volveré?
    Mis respetos.
    Y aplausos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s