la cosa es que al mismo tiempo que nos miramos, nos pasan muchas ideas por la cabeza y yo te contemplo un pedazo de piel de mejilla un poco agrietado y seguramente tú miras los vellitos que me sobran y yo siento el calor de tu mano sobre mi pierna y decido tomarla y enredar mis dedos con los tuyos mientras recuerdo el panque de vainilla que probé hace un rato y acaramela aún mi boca, pero ahora en una sensación desagradable como de desperdicio. decido concentrarme un poco en la habitación que nos contiene y miro la pared con pasta ondulada y pintada de blanco, pienso que no tiene mucho tiempo de haber sido renovada. y la luz es un tanto mortecina mientras alargo una pierna y estiro los dedos de los pies, para pensar si no me dará otro calambre en la pantorrilla, tan molestos que son. y te sale un sonido de la boca y me percato que es alguna cosa que me quieres decir y me atrevo a entender un poco qué es lo que quieres que yo sepa y me cuentas del trámite que cursas a medias apenas (lo que te falta aún de paciencia y perseverancia para ganarle a la burocracia) y hasta te compadezco un poco, me congratulo de que no te tenga que acompañar, prefiero lamer tus labios para que olvides esas cosas y mejor se nos fluyan las salivas cambiando de órbitas y acaricio tu panza con tantos tantos vellitos rizados sintiendo como sube y baja entre respiros y lo pienso bien, no sé si deseo alebrestar tu sexo y ponerte a actuar dentro de mí de nuevo…
Anuncios

12 comentarios en “descripción de 30 segundos de vida ** ***

  1. Siempre imaginé que era así, pero preferiría no saberlo, mejor creer que están 100% conmigo. El problema es que al final de los 30 segundos, mientras decides si quieres o no, uno ya puede estar en condiciones, espera que si, y al final no. Decepción…..no tenemos forma de saber. Cariños.

  2. “y miro la pared con pasta ondulada y pintada de blanco, pienso que no tiene mucho tiempo de haber sido…”
    Noemi, indiscutiblemente existen muchas razones para desear conocerte… pero en este monmento para mi, la más importante es conocer como se logra mirar una pared “con pasta ondulada”… sería un boom para los ciegos.

  3. Hacía tiempo que un texto no me transmitía sensaciones, no se describía a sí mismo mientras se contaba. Hacía tiempo que no disfrutaba leyendo un post.
    Como Fiorucci asevero: ¡Noemí! indiscutiblemente existen muchísimas razones para desear tomar café contigo.

    Un guiño, niña.

  4. Si alguien me mira en este momento, lo que ve desde fuera es mi inmovilidad, mi silencio, mi mirada fija en la pantalla del computador, el rictus algo severo de mi ceño —concentrado más bien— mientras parezco íntegramente sumergido en algo que me separa del resto del mundo…

    Pero si alguien entra en este momento en mi mente, escucharía una única pregunta perpleja:

    ¿¿¿alebrestar???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s