los arbustos estaban como siempre. soplaba viento frío, pero las casas eran las mismas de toda la vida, la acera y sus tan conocidos accidentes, ranuras, hoyitos sucios y llenos de tierra negra, chicles pisados avejentados, algún volante arrugado en un rincón. la farmacia de Don Toño, la tienda de aromas para hacer perfumes caseros. era él quien pesaba más, traía zapatos extraños y feos, pantalón de casimir en lugar de vaqueros, estaba panzón y lo más raro de todo: sentía que las quijadas se le movían colgándose a cada paso que daba. miró su mano, que se veía gruesa, con las venas muy saltadas, manchas cafés en el dorso, un anillo como los que usan los casados de otras épocas: dorado, sencillo, gastado.
 
     
Anuncios

10 comentarios en “

  1. hubo un momento en su pasado en el que se quedó paralizado, posiblemente asustado. entonces empezó a hincharse de tanto aguantarse dentro y todos sus artículos pasaron de moda porque el tiempo de su vida ya no corría hacia delante.

  2. Pasa que todo su vida le dió duro y parejito a la comida en general, pero sobre todo a los dulces, que son su perdición.
    Y hoy se ha transformado en un ser obeso.
    Pero se ha decidido. Comenzará el próximo Lunes con “reduce fat fast”, de Sprayette. Satisfacción garantizada 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s