estaba sola en el departamento y me puse a escuchar los ruidos (pocos). el chirrido de la bomba de agua, unas pisadas en el techo, el crujir de mi propia boca masticando una tostada.    
       
    me senté en el centro de la alfombra, las piernas en flor de loto. cerré los ojos, intentado practicar una meditación zen. no lograba parar los pensamientos, así que decidí hacer una meditación caminando. la idea es dar el paso al tiempo de decir uno, y decir dos al siguiente paso sin dejar entrar ningún pensamiento en medio. si uno lo logra, puede pasar del dos al tres. se dice fácil, es extremadamente difícil. uno (el pago del gas), dos. uno (preparar la clase del lunes), dos. uno (me quiero rascar el cuero cabelludo), dos. uno (llevo dos días sin hacer ejercicio), dos. uno (no debo pensar en nada), dos. uno (¿y si escribo acerca de ésto un post?), dos. uno ( ) dos, tres.
       
       
Anuncios

19 comentarios en “pequeña meditación zen ** * *

  1. Lo que hace difícil la meditación
    es querer cruzar el río antes de llegar,
    pero, sí; es tan difícil que hay gente
    especializada en enseñar técnicas para
    hacerlo bien. Una vez participé de una
    y me quedé dormido, el tipo me dijo que
    lo había logrado, “Si! Ajá”, lo que no
    sabía era de la noche que había tenido.

    DTB

  2. jaja. si. alguna vez he logrado meditar, asi con la mente en blanco y todo, pero ya no me acuerdo como carajos se hacia eso. ayer intente hacerlo, y los pensamientos entraban salia, comenze a soniar despierto y luego se me hizo tarde para iniciar mis faenas de trabajo. es gracioso que ese tres aparezca tan travieso al final del post. ja. traviesa.

  3. pues yo empiezo a contar y cuando voy más o menos por el 100 o a veces el 147 inicio una conversación con los números que puede durar hasta altas horas de la madrugada. y no puedo pensar en otra cosa que no sean mis amigos los números y nos hacemos regalos y somos muy felices. lo que pasa es que vienen muchos y llega un punto que hay un alboroto que no hay quien se entienda…

  4. Mi mejor meditación es contar ovejas mientras voy en un autobús. Cómo todo cuatro autobueses por día medito algo así como tres horas y medias de las 24hs. Claro que mientras escucho rock and roll.

  5. Jamás logro poner mi mente en blanco, pero escapo de las preocupaciones viajándo a recónditos y misteriosos lugares, inventando fantásticas historias….por supuesto siempre soy el héroe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s