cuando regresó y quiso entrar a su casa, pasó algo extraño e inesperado: su llave de toda la vida no abría el candado. pensó, lo primero, que por ésta maldita humedad se habría herrumbrado el interior y estaba trabado el mecanismo. realizó la maniobra más normal: forzar un poco la llave, … pero pasaron dos cosas: la primera, que sintió que se iba a romper en dos la pieza. la segunda es que simplemente no entraba dentro de la cerradura, como si fuera desproporcionadamente rara, distinta, alterna, mal diseñada para esa rendija en particular. qué cosa, se dijo. tantos años y nunca tuve un problema. pasó la vecina, Doña Salvedad, y lo miró con desconfianza: "¿se le ofrece algo? ", ¡no puedo abrir!, contestó. sería bueno que esperara a que llegara el dueño del candado, que seguramente sí tiene la llave correcta, espetó ella, y siguió su camino. qué día extraño, se dijo Paspado a sí mismo. miró bien la puerta toda y se dio cuenta cuán ajada estaba, vieja, desgastada, la veía como si nunca hubiera reparado en ella de manera objetiva." ¿qué hago? ", se preguntó. creo que tendré que ir a comprar una lima a la ferretería y romper mi querido candado. caminó, compró, regresó. ya sudoroso, empezó la hazaña, tris tras, craj, craj, cají, craji, zzz, zzz. finalmente se rompió, movió el candado, lo jaloneó, y pudo quitarlo. abrir la puerta fue especialmente raro, porque parecía pegada por siglos, oxidada. polvo de herrumbre cubría sus ropas y sobre todo sus manos. finalmente pudo ver hacia dentro, hacia su familiar sala comedor. pero había en realidad mas bien un inmenso jardín húmedo, brillante, lleno de plantas, cuyas flores eran joyas preciosas, el cielo un dulce gigante de fresa y crema, los árboles grandes helados de pistache, el aire algodonoso, … la vida otra.
 
Anuncios

9 comentarios en “ResuLta que aSí sE sIenTe ** ****

  1. Una puerta siempre promete, aun y cuando es la puerta a la que día tras día llegamos. ¿Inocencia o tonteria? Quién sabe pero esa sensación de traspasar umbrales, conocidos o no, está llena de vitalidad.

  2. ¡Me gusto! me sentí como un alma perdida, anclada en la vida esperando el poder dar un aviso al estilo de sexto sentido o los otros.

    apapachos perdidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s