iba en el metro leyendo. levanté la mirada para ver en qué estación estaba. suele pasar que me enrollo tanto en la lectura que me pierdo un poco. siempre me han gustado los fenómenos chiclosos del tiempo donde uno logra diluírse y olvidar el entorno. volteé a la derecha. recargada en la puerta estaba una estatua con figura de hombre altísimo, camiseta sin mangas, cuerpo atlético, piel muy tostada, cabello negro cayendo un poco a la frente, una maletita (con ropa del gimnasio, estoy segura), cara de virilidad pura. me miraba, lo miré. todo duró dos segundos. ahora sé que sólo me veía para comprobar que yo babeara (narciso en flor), pero hubo un segundo de gloria.. lo maravilloso es que ahora tengo el fenómeno chicle estirado en la mente, y ese momentito se alarga en mi recuerdo, lleno de detalles gomosos, brillantes y dulces.

PD: Digo yo, ¿por qué demonios no me atreví a sostener la mirada al menos otro segundo más?

Anuncios

16 comentarios en “de cUanDo eL tIeMpo sE vUelVe goMosO ** **

  1. Por dignidad, por supuesto…
    Cuando veo alguna de esas que van diciendo con sus andares “miramé…mírame…” ¡ni de reojo!…por no darles el gustazo narcisista de que las miras…¡faltaría más!

    besos

  2. dos segundos son demasiado para un encuentro fortuito y muy poco para retener al otro en la memoria… en fin, de vez en cuando la vida nos pone “detalles” dignos de ser mirados (tal vez sólo de eso, conviene mejor no averguar).

  3. Coincido con decenizas y hago mías las palabras de Frank Zappa: “Si ustedes son bonitos o por lo menos hermosos, déjenme decirles algo: Nosotros, los feos, somos más numerosos… ¡así que cuídense!”

  4. ¿Qué pasó Noemí? Me estas fallando. Era él el que se tenía que voltear chihuahuas!Duro y a la cabeza del ego. Digo, de paso te seguías dando tu taco de ojo y le bajabas los humos.Matabas dos pajaros, (¿dos pajaros, será que con el gym hasta otro pajaro le salió??) de un tiro, je je je. Te mando un saludo afectuoso doctorcita coqueta 🙂

  5. Pues aquí servidor opina que usted bajó los ojos debido a un exceso de rubor en su persona. Compruébelo. Ante alguien con fuerzar cuesta mantenerle la mirada sin compromiso, no?. Un beso Noemí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s