Ella necesitaba señales divinas para sentirse tranquila de su decisión.  
    A pesar de que siempre había estado convencida de que Dios está en todas partes, decidió que la iglesia era un lugar donde él estaría cómodo dándole las constancias necesarias para indicarle que haría lo correcto.
Se vistió para la ocasión, y se puso un pañuelo en la cabeza. Eligió el blanco de la pureza para que las ondas de luz la atravesaran y no hubiera confusiones.  
  Prefirió la Iglesia de la Divina porque había notado con fuerza la presencia de lo inmenso, poderoso y sutil muchas veces ahí: era tanta la fe de la gente que rezaba en ese sitio, que estaba lleno de luz.  
    En la entrada le dio una moneda a una señora anciana que extendía la mano y cuando levantó la cabeza para recibir la dádiva le sonrió con una dulzura que ella supo que era la primera señal positiva.
Encontró lugar cerca de la imagen de la virgen que la miró desde su inmovilidad de figura estampada, pero movió las pupilas para mandarle el mensaje de acuerdo, al tiempo que ella se hincaba en el reclinatorio.  
  El librito de rezos estaba abierto en una página que explicaba justamente cómo las decisiones correctas y justas nos llevan a encontrar un lugar en el paraíso cuando el momento llega: todo estaba dicho finalmente.
    Tomó su bolso, llegó a casa, empacó algunos objetos indispensables y dejó la carta en la que explicaba que nunca regresaría, que se iba por un llamado divino, dejando a los dos hijos en la guardería aún, al marido a cargo de todo, las deudas de las tarjetas a tope, y la demanda de abuso de confianza que tenía sobre sus hombros por el robo aquel en su trabajo, todavía pendiente.
Anuncios

14 comentarios en “señaLeS dE dIos ** * *

  1. no en mí:
    inútilmente he tratado de escribirte al email que figura en tu otro blog.
    Si tu escribes al mío tendremos una comunicación casi casi.
    En realidad quería preguntarte en privado si te molestaría que ponga un link de el blog El Ventrílocuo al tuyo, pero son preguntas que no me gusta hacer en los comentarios. Uno tiene cierto prurito aún.
    Si podés, respondeme al e-mail.
    cariños de un muñeco

  2. Fácil no?…me recordaste la famosa frase que habla de la gente que hace como si “la virgen le hablara”…mmmmm..e inclusive hay a quien le ha funcionado…

    no se…aunque imagino la escena, no me gustaria padecerla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s