Don Froylán se sintió timado por la curandera y regresó a reclamarle el horror que vivía de nuevo.

Ella le dijo que si él no había cumplido los designios de los ángeles ella no podía hacer nada por él.

Esta vez el trabajo se enfocó en devolver a un ángel al cuerpo de Don Froylán para que lo ayudara a terminar sus pendientes de la vida.

No quiso esperar más tiempo, estaba urgido de soluciones prontas. Sentía que el corazón no le resistiría mas terror.

Muchísimo trabajo le costó al hombre realizar los rituales, beber los tes, untar su cuerpo en bálsamos de flores. El miedo lo pescaba por el cuello.

Carolina casi no habló de nuevo cuando él, llorando a mares le fue a contar toda la historia y a suplicarle lo perdonara para que su ser pudiera tener paz.

Ella no tenía como entender de perdones, había aprendido a vivir sin él y mas que nada lo miraba como a un extraño ya muy cascado y tenebroso.

Fue como siempre de noche, una semana después, que Don Foylán sintió la súbita oleada de ruidos. Por su nariz entraban a cada inhalación cascadas y rizos de colores pastel. La lucha entre ángel y demonio se dio (ni modo) dentro su cuerpo que se llenaba de protuberancias, y estallaba cada vez en otro lugar. Un ojo cayó como canica y se estrelló en la cámara dos.

Cayó al piso y ya nunca despertó a vomitar líquidos espesos grumosos y rosados o verdes, ni a llorar durante varias horas.

Ver:
eL dEmoNio eN lA oRejA ** *
eL dEmoNio eN lA oRejA ** * (ll)
eL dEmoNio eN lA oRejA ** * (lll)

Anuncios

11 comentarios en “eL dEmoNio eN lA oRejA ** * (lV) ( FIN )

  1. De ahora en adelante cada vez que hable con un tuerto (por extensión con un cojo, un jorobado o con un mutilado)mientras lo salude cordialmente, durante el tiempo que module frases amables y delicadamente le dirija la mirada a las partes no afectadas por su mal, cuando finja que no he notado la falta de su mano o haga como si no me hubiera dado cuenta de su cuenca vacía, me imaginaré la terrible batalla que el ángel y el demonio libraron dentro de él. Lo veré convulso, impulsado por una fuerza invisible que desde adentro lo estremece como un muñeco relleno de pólvora que explota. Ya siempre será así.

  2. Eso de llegar tarde a veces tiene sus ventajas… como leerse la historia enteritaaaaa.
    Ángeles y demonios… quién nos los lleva adentro???
    Pero… y quién sino sólo nosotros para conjurarlos?
    (Aunque te he leído de un brujo que bien me dio envidia alguna vez jajajaja!)
    – No, Don Carlos eh?- el otro!

    Sos maravillosa.
    Beso!

  3. El bien y el mal son solo el humo del cigarro frente a nosotros. El humo permitió que Don Froy al fin descansara de sus demonios y de sus ángeles. Para no volver jamás.

  4. los demosnios son los otros y nos entran por la oreja? El oído es la puerta de entrada de la desestabilidad…e s extraño.
    me encantó esta serie 🙂
    besos, K.

  5. Me encantó de pricipio a final. Una tetralogía con gusto dulce y amargo a la vez…
    …fue la salvación para él…
    …el la buscó y la consiguió…

    …yo seguí el mismo camino…
    …lo busqué y lo conseguí, ahora estoy muerto a todos mis miedos y ya no me pueden atrapar más…
    …soy libre!!!

    Estoy más vivo que nunca…

    Besos
    (Te leo)

  6. ….guau!…. vaya final…. me ha encantado la historia (….que he vuelto a releer….) a ver si más a menudo nos regalas cosas como ésta…. muy bien!…. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s