Captura de pantalla 2015-04-03 a las 12.51.17Están demoliendo el que fuera el estudio de mis hijos cuando eran jovencitos. Cuando compré la casa, lo mandé hacer para que ellos en la azotea, tuvieran un espacio para su fechorías: jugar con computadoras (que ahora son modelos viejísimos), tocar con su banda, grabar música. Seguramente fumar marihuana, conversar sobre mujeres, realizar actos sexuales, convivir con amigos.

Los últimos años, en que mis hijos ya no viven conmigo, lo empecé a usar de bodega, llenándolo de lo todo lo temporalmente inútil: las cajas de los aparatos recién comprados (en lo que pierden la garantía y eso), las maletas viejas, la ropa que ya no se usa, las toallas antiguas, puff, hasta horror me da describir aquello. Que inútil es guardar cosas, que al final, si uno mismo no se ocupa, se tendrán que ocupar otros de simplemente tirar a la basura.

No es posible evitar la nostalgia, los recuerdos de los tiempos idos, mis muchachos jovencitos, construyendo su mundo y yo misma tratando de no sucumbir ante las hecatombes diarias de la supervivencia. Al final, hasta el momento lo hemos logrado, cada uno de los tres tiene su vida y sus vicisitudes y a veces nos reunimos con cariño y sigue habiendo un lazo entre nosotros que ninguna pared derruida podrá desbaratar.

Sinestesia ** ***

Publicado: marzo 17, 2015 en General
Escucharte era dejar de ser de mármol y volverme aurora, mirar dentro de gelatinas las cosas, sentir vértigos de nuez. Tus dedos en mi frente prendían antorchas, desapareciendo pies y piernas, volviéndome nieve que se deteriora. Tenías luz en las manos, te lo digo yo que la miré con el cuerpo entero. Tus palabras eran objetos giratorios que se insertaban como agujas, dardos y aguijones en mi sensible piel.Tuve que trasnochar los recuerdos que se convertían en amargura en mi paladar, reposar en agua bendita las caricias, mi pelvis y tu rostro, para poder volver a ver con mirada cotidiana o casi casi, al mundo.

Un silbato rellenó mi cerebro y volví a ser tu calcomanía, tú mi lápiz y mi tinta. Ese sonido del tren me supo a despedida o a reingreso, a paz o a tortura. Dime por favor si se trata de señales de bienvenida o de guerra, de reencuentro y salvación o de huida a lo seco.

Captura de pantalla 2015-03-14 a las 16.52.15Captura de pantalla 2015-03-14 a las 16.53.19 La mandarina es a veces fruta y a veces ostendadora de cargo público. Es anaranjada y si es el otro tipo de mandarina, usa ropa de diferentes colores según su gusto, rango y circunstancia, en ambos casos tiene huesos y piel o cáscara. La diferencia es que la mandarina es dulce, esa que se come cuando tienes sed y es temporada adecuada y la mandarina es a veces la esposa del mandarín y a veces no.

Ya no estás ** ***

Publicado: marzo 14, 2015 en General

Captura de pantalla 2015-03-14 a las 16.27.23Captura de pantalla 2013-08-19 a la(s) 21.11.07Captura de pantalla 2013-08-19 a la(s) 21.12.26

Captura de pantalla 2015-03-14 a las 16.30.29
 
una capa de cebolla de las muy delgadas nos separa para siempre. no servirá que yo te busque, te grite, use tu número de teléfono. tu voz se ha agusanado. esos pies un tanto callosos se descarnaron, yacen abiertos hacia fuera, sin sonidos. dientes enterrados en las mandíbulas a su vez enterrados bajo tierra. no dirás que prefieres irte a casa porque la víscera te apura. tampoco querrás pintarte los bigotes para que no se vean canosos, eso ya no importa. nadie los mira, abajo de tu nariz que no respira. tu frente que parecía mas bien sabia, es un pergamino pegado a un cráneo entero, que nunca se rompió mientras contuvo un cerebro lleno de circunvoluciones en uso. lo que quise saber y no dijiste, se fue. ¿se fue? qué mala expresión, no la entiendo. si necesitaste más de mí de lo que fui no quedan remedios. mis súplicas, reproches, dudas, ansiedades a tu persona viva, siguen vigentes, pero no tengo como alternar, no creo en los fantasmas: tu crearás al primero que conozca.

Captura de pantalla 2015-03-14 a las 16.28.32

 

Juana se quedaba callada, mirando. Estaba con Sofía e Inés que comían desparpajadamente en el area de comidas rápidas dentro del Centro Comercial. Un plato contenía comida china, otro pasta italiana y otro una ensalada vegetariana. Ninguno se veía muy fresco o apetitoso pero ellas comían con fe. En realidad, no miraba nada en específico, era una vista como al aire, su mente estaba dando vueltas al asunto de sus dos relaciones de pareja. Se metió una probada a la boca y entonces a la vez pensaba, escuchaba a sus amigas y masticaba. Se sentía un poco traicionera porque había cosas que no comentaría con ellas nunca, información que venía del jefe de las tres, con el que mantenía una relación y con quien conversaba muchas horas al día por diferentes medios: cara a cara, chats, correo, teléfono. Aparentemente la relación era un "sin secretos" entre las tres amigas. Ella les comentaba acerca de Jorge, de los pequeños líos y asuntos menores. Jorge era su novio.

***

 

 

Cuando supo que se pensaba culpar a Sofía de los archivos electrónicos que habían desaparecido, Juana entró en gran ansiedad. Estaba en un tremendo conflicto de intereses. Había guardado celosamente los secretos de Miguel acerca de sus manejos fraudulentos en la compañía, pero saber que su amiga corría riesgos mayores, le era insoportable. "De que se joda ella a que me joda yo, entiende, que se chingue ella", le decía él. Se sintió tan mal que se mareaba, sentía que se le dormían las piernas, le costaba trabajo respirar. Mientras compartía la comida con sus dos amigas a las que tanto quería, urdió la única solución posible. Había sido desleal con Jorge, con sus amigas, con la esposa de su jefe, con el dueño de la compañía…. también con su madre que le había enseñado otros principios. Se merecía un castigo, así que a las cuatro de la tarde pidió hablar un momento con el director de la empresa y se declaró culpable de la información perdida.

“blue”? “azul es triste”?

Publicado: marzo 3, 2015 en General
azul dicen que es color de tristeza. ¿de dónde se sacaron eso? yo miro hacia arriba y sólo veo azul jaspeado y las famosas bolas de algodón con formas varias, pero rarísima vez me han dado ganas de sollozar al hacerlo. si fuera verdad esa teoría, abriríamos la boca, nos entraría el azul del cielo y nos pondríamos a llorar como dementes, y cuando comiéramos algodones de azúcar de ese color tendríamos que tener papel para limpiarnos mocos y mocos. no creo que existieran las faldas azules mas que para ir a los entierros y las zarzamoras estarían prohibidas por sus propiedades depresivas. he visto que muchos médicos y enfermeras se ponen batas de ese color, y me pregunto si están melancólicos o quieren poner tristes a sus enfermos. las cajas de crayolas para niños creo que no deberían de contener en ese caso el color del cielo o del rey, porque no es justo que desde tan peques empiecen con las monsergas del dolor desgarrador. o a lo mejor las lágrimas deberían de ser tornasoladas, digo yo, cargadas de esencia tristégima. y ni se diga de las salas funerarias. los árboles cuando empezaran a morir se tendrían que tornar de color gangrenoso y las personas no se pondrían verdes sino pardo oscuro tirándole a opalino cerca del suspiro final.

inefables bondades de las cucarachas ** ***

Publicado: febrero 28, 2015 en General

Sillones, camas, sobre todo cojines y alfombras, así como teclados de computadoras, son contenedores absolutos de nuestro ser. En ellos se anidan nuestros cabellos perdidos, la caspa suelta, los residuos de los rasquidos a la piel, la mugre que nos sacamos de alguna uña, los portentosos vahos de nuestros pedos, incrustaciones de eructos, mugre que trajimos de otros sitios y generosamente esparcimos por nuestras casas.

 

Son valiosísimos depositarios de nuestra irrepetible información genética, nadie en el planeta deja los mensajes como lo haces tú o lo hago yo. Qué infames son las aspiradoras que intentan llevarse nuestros rastros en el mundo.

La naturaleza, que todo lo transforma, creó a los ácaros y las cucarachas para que se engolosinen con lo que nosotros vamos dejamos regado por el espacio y cae por leyes de la gravedad. Todo interconectado. Las fibras algodonosas, las leyes físicas, las bocas hambrientas.

 

Pero la naturaleza, cíclica y siempre como Banda de Moebius, nos regresa cosas: acabo de leer hace poco que uno de los alimentos favoritos de las cucarachas es la pasta de dientes.

Cuando dormimos, ellas se encargan con amabilidad y diligencia de devolvernos un poco de los residuos que dejamos en las alcantarillas abandonándolos en nuestos cepillos de dientes. Qué perfecta es la creación!